PresentaciÓn del Área de FormaciÓn online SEMI-FEMI

La Medicina Interna es una especialidad médica con una larga tradición y que aporta una atención global al enfermo adulto de carácter preferentemente hospitalario.

Los internistas se forman bajo el principio de que ninguna enfermedad o problema clínico del adulto es ajeno a su incumbencia y responsabilidad. Esta actitud les ha llevado a participar activamente en la mayoría de los retos asistenciales a los que ha tenido que hacer frente nuestro sistema sanitario, incluida la creación y el desarrollo de las diferentes especialidades médicas y atención a nuevas enfermedades.

En los últimos 30 años se han producido en todo el mundo desarrollado notables cambios en la organización sanitaria. Los hospitales se han enriquecido con los avances tecnológicos y con la consolidación de las especialidades médicas y la atención a nuevas enfermedades. El internista, hoy día, no abarca con profundidad todos los conocimientos y técnicas de los que la Medicina dispone, por lo que ha aprendido a trabajar en equipo para ofertar a sus pacientes la mejor atención integral posible, conservando una visión global del enfermo y siendo capaz de mantenerse como referente ante enfermedades específicas y esforzarse por ofrecer los nuevos servicios que la sociedad solicite.

Es previsible que la atención sanitaria del siglo xxi se mueva en escenarios cambiantes y complejos determinados, en gran medida, por la demanda creciente de más y mejores servicios, los cambios en la relación médico-paciente, el desarrollo e incorporación de nuevas tecnologías, los nuevos criterios de atención hospitalaria, las restricciones presupuestarias y los recursos limitados que seguirán obligando a una adecuada utilización de los mismos y a la adopción de mecanismos de gestión en los centros sanitarios. La asistencia sanitaria será de mayor calidad, más segura, costo-eficiente y contará con un alto nivel de exigencia ética.

En este contexto, el papel del internista como garante de la atención integral en el entorno hospitalario es decisivo para favorecer una atención sanitaria centrada en las necesidades globales de la persona. Con ello se evita el riesgo de atomizar la Medicina, no haciendo de la tecnología el eje exclusivo de la atención hospitalaria.

Para garantizar que el internista pueda seguir cumpliendo la misión que la sociedad actual le reclama es necesario que, tras haber superado la formación pregrado y la postgrado, aborde fehacientemente la tercera fase educativa: la Formación Médica Continuada.

En el BOE del 13 de enero de 1998 se publicó el Convenio de Conferencia Sectorial del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud sobre la Formación Continuada de las Profesiones Sanitarias, considerándose este hecho trascendente para el proceso formativo por el reconocimiento oficial de esta tercera etapa. En marzo de ese año se crea la Comisión de Formación Continuada del Sistema Nacional de Salud.

Febrero de 2002: los Ministerios de Educación y Sanidad encomiendan al Consejo General de Colegios de Médicos la acreditación de cursos de Formación Continuada de ámbito nacional.

Marzo de 2003: Ley de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud. Art. 34. Principios generales: “…La colaboración permanente entre los órganos de las Administraciones públicas competentes en materia de educación, sanidad, trabajo y asuntos sociales, las universidades, las sociedades científicas y las organizaciones profesionales y sindicales”.

Noviembre de 2003: Ley de ordenación de las profesiones sanitarias. Art. 33. Principios generales. “1. La Formación Continuada es el proceso de enseñanza y aprendizaje activo y permanente al que tienen derecho y obligación los profesionales sanitarios, que se inicia al finalizar los estudios de pregrado o de especialización y que está destinado a actualizar y mejorar los conocimientos, habilidades y actitudes de los profesionales sanitarios ante la evolución científica y tecnológica y las demandas y necesidades, tanto sociales como del propio sistema sanitario”.

Desde SEMI, considerando la importancia de la Formación Continuada, continuamos impulsándola y ampliando la oferta docente poniendo en marcha Cursos de Formación Continuada, acreditados y con extensión variable de hasta 99 horas lectivas, en el marco del Área de Formación SEMI de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI).

Area de Formación SEMI

Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI)

Fundación Española de Medicina Interna (FEMI)